Nuevo aterrizaje: Faborit Tànger

Volvemos a abrir un nuevo establecimiento en la ciudad condal porque, si hay algo que nos gusta, es estar cerca de ti. Con la entrada en un chaflán ajardinado y la fachada lateral completamente acristalada, este nuevo Coffee House & Fresh Eatery aterriza en pleno 22@.

Bien cerquita de un montón de hot spots culturales y comerciales: la Torre Agbar, el Museu del Disseny, el Centro Comercial Glòries, las universidades UB y UPF, la Avenida Diagonal, varios coworkings, hoteles y oficinas de multinacionales; y rodeado de edificios interesantes que ya son la norma en este distrito. Será que nos gusta el barrio porque, no tan alejado, se encuentra uno de los primeros establecimientos que abrimos en Barcelona, Faborit Bac de Roda.

Como queremos que nuestras ensaladas, Vitaminics, cafés, tés, muffins, bizcochos, croissants, fruta cortada, paninos, lattes, cremas, yogures… (podríamos seguir así todo el día) lleguen a todo el mundo, tenemos dos paradas de metro bien cerquita: Glòries (L1) y Llacuna (L4), así como Tram y varias líneas de bus.

Faborit Tànger

Acompáñanos en un recorrido por el nuevo Faborit Tànger: entramos por un chaflán ajardinado que mira a la icónica Torre Agbar, y a mano izquierda, encontramos una pequeña tienda con todos los productos Faborit que puedes llevarte a casa: termos, tazas, café, nuestros aceites aromatizados… Nos hacemos con el tumbler, porque queremos llevarnos el café a la oficina en un vaso reutilizable.

Repasamos las vitrinas y le echamos el ojo a los yogures naturales con fruta fresca, porque ese de ahí con fresa tiene una pinta increíble. De camino a la caja no podemos evitar fijarnos en las cookies, así que nos vamos a llevar una de postre, porque a nadie le amarga un dulce.

Completamos el menú con una crema caliente de verduras, y pasamos por caja para elegir una ensalada personalizada del bufé, un café flat white (Exclusive Blend y de especialidad, por supuesto) y un zumo Vitaminic Green Life con frutas y verduras, fresco y recién exprimido. Pedimos que nos sirvan el café en nuestro flamante tumbler reutilizable y, por ello, nos hacen un descuento de 0,30 €, que nunca viene mal.

El recorrido lineal nos lo pone fácil, y cuando nos sirven las bebidas, pasamos por el extenso bufé de ensaladas, elegimos nuestros ingredientes y la aliñamos a nuestro gusto en el mueble de aliños, que está al ladito, para no perdernos. Semillas de sésamo, una pizca de sal y pimienta, aceite de romero y voilà, ya tenemos nuestro menú takeaway, sano, rico, fácil, rápido, saciante y nutritivo.

Mientras aliñábamos la ensalada nos hemos fijado en esos sofás de la sala, y creo que la próxima vez haremos una visita un poco más larga para comer sin prisas en uno de ellos.

Y ahora que ya lo tenemos todo, solo nos falta despedirnos hasta mañana, porque creo que vendremos a tomar el desayuno aquí (esos croissants de cereales se nos han quedado grabados en la retina).

Pásate a vernos y nos cuentas, que tenemos ganas de saludarte ¡y de cuidarte!

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *